Cómo construir una visión que nos mueva

El pasado 3 de Junio tuvimos la oportunidad de compartir una píldora del trabajo que habitualmente desarrollamos con las empresas para construir su visión. Y permitir a las empresas integrar una  cultura visionaria y de sinergia con sus colaboradores.

Un formato taller que  aún con poco tiempo permitió conectar con lo esencial de “la visión” de los participantes. Sin duda la apertura de todos los participantes, su confianza para compartir sus sueños y sus ganas de construir hizo que esa  1h30  diese mucho de sí.

Arrancamos. Algunas ideas …

Actitud: “No sacaremos provecho de esta jornada si no estamos abiertos a experimentar. Propusimos apertura, actitud curiosa y presencia. Toda la energía puesta en la jornada. Dejamos fuera las preocupaciones y la agenda, ya lo recuperaremos al salir.  “la presencia plena nos permite parar el tiempo”.

  • La persona como palanca del cambio: detrás de los proyectos, las nuevas estrategias y la innovación están las personas. Creemos que es vital prepararnos como líderes y preparar a las personas para los cambios. Una organización que quiere crecer que quiere innovar debe contar con personas visionarias, imaginativas y flexibles.

 

  • Nuestra postura ante los cambios:  Cualquier cambio por pequeño que sea genera resistencias. Las personas cuando pensamos sobre el futuro lo hacemos mirando al pasado y actuamos en referencia a las experiencias vividas, en lugar de imaginar nuevas posibilidades. Lo que nos limita para pensar en grande y enamorarnos de nuestros proyectos son nuestras dudas acerca de nuestra capacidad y nuestros miedos (al fracaso, a la frustración….).Y todos estos miedos, estas convicciones sobre el mundo construyen una realidad desde la que tomamos decisiones y vemos o no oportunidades.

 

  • Lo que dice la ciencia: Los estudios de imagen cerebral muestran que cuando imaginamos algo se genera una imagen real en nuestro cerebro. Esta es la razón por la que pilotos y deportistas se entrenan en estas técnicas para mejorar su eficiencia. La neuroplasticidad o plasticidad cerebral se refiere a la capacidad del cerebro de cambiar a través de la vida. El cerebro tiene la asombrosa capacidad de reorganizarse por sí mismo al formar nuevas conexiones entre las neuronas mediante el entrenamiento o la práctica.

 

  • Lo que la imaginación permite: Los humanos podemos dirigir nuestras actividades por proyectos pensados, por metas soñadas y enderezar toda nuestra maquinaria generadora de ideas hacia esos objetivos.

 

  • Algunos datos interesantes: Hoy tenemos datos objetivos de lo que el ejercicio de proyectarse a largo plazo, visualizar nuestro futuro nos aporta. El 88 % de las personas que escribieron, dibujaron y plasmaron su visión han conseguido 10 años cumplir parte de la misma. Las estadísticas demuestran que ante un fracaso el 80 % de las personas no lo vuelve a intentar y ante un segundo fracaso el 98 % ya deja de intentarlo.

 

El Modelo de cambio IVAR

Una de las herramientas del cambio organizativo es el modelo IVAR. Es un modelo mental que nos permite conocer los componentes necesarios para que comience el cambio.

  • I —> INSATISFACCIÓN
  • V—> VISIÓN
  • A —> PLAN DE ACCIÓN
  • R—> RESISTENCIAS

 

La insatisfacción hace referencia a la sensación de que las necesidades actuales deben cambiar.  La visión es una imagen convincente sobre una oportunidad futura. El plan de acción consta de algunas ideas claras sobre los pasos inmediatos que nos acercarán a nuestra visión. La resistencias y la inercia siempre están presentes en los cambios.

¿Qué es una visión? 

Es nuestro norte. Nos marca el rumbo. Nos indica la dirección del camino. Distinguimos el rumbo del destino. El polo norte es un lugar donde llegar pero aquí cuando hablamos de visión va más allá de un destino. Imagina que llegamos al polo norte ? Entonces no tendríamos visión ?

Una visión es distinto de una precisión. La visión es el QUE pero no se COMO. Si se como llegar a ella hablaríamos de una previsión. Es por eso que el horizonte temporal tiene su relevancia: una visión a poco tiempo (2-3 años) a menudo es una previsión.

La experiencia dice que en tiempos estables la visión a 10 años es interesante desarrollarla y en tiempos tan cambiantes como ahora, 5 años es una buena referencia.

Una visión tiene sus ingredientes para que sea realmente motora y tractora : ha de tener alcance, permitir respuestas concretas , conectar con otras visiones para así que la nuestra se engrandezca.

¿Qué permite?

Quitar miedos – a veces de un plumazo
Salir de la rutina
Enfocar bien la energía
Acoger a nuestros equipos y clientes, así nos ayudarán en nuestras metas.
Ir más lejos aun. Aumentar Pej la calidad del trabajo , del servicio.
Permite escoger también lo que no queremos. Tener una visión es tomar una decisión sobre lo que se quiere pero también lo que no se quiere.

Visualizar nuestro futuro, nuestro proyecto.

La capacidad de imaginar está muy anclada a las funciones del hemisferio derecho. El hemisferio derecho es la puerta de entrada al inconsciente, es fundamental valorar el papel de nuestro inconsciente en la creación de oportunidades.

Cuando se hicieron estudios de tomografía a personas que estaban visualizando, se pudo comprobar que aunque el grado de actividad neuronal era menor, las áreas que se activaban eran las mismas que si la persona estuviera viendo en realidad esas imágenes.

Cuando abrazamos una visión que difiere de la realidad actual, existe una brecha (la tensión emocional) que se puede franquear de dos maneras. Rebajando la visión y acomodarla a la realidad actual, algo que solemos hacer de forma habitual, o realizar actos para que la realidad concuerde con la visión. Cuidado porque en muchos casos permitimos que nuestras metas erosionen cuando no podemos soportar la tensión emocional.

Y eso hicimos … Visualizar.

Plasmar nuestra visión

Tras esta conexión, con nuestros recursos, con nuestra visión es importante utilizar las imágenes, las palabras y los conceptos que han emergido para plasmarlo en un dibujo, en papel.

¿Por qué hacemos esto?

Nuestro subconsciente tiene mucha información  para nosotros que no manejamos en nuestro día a día y sin embargo nos puede ser de mucha utilidad, información y recursos motores para nosotros . Nuestro subconsciente “comprende” el lenguaje de las imágenes, plasmar en imagen nuestra visión nos permite anclarla y traerla fácilmente cuando nos sea necesario.

La metodología es sumamente sencilla, dibujar, utilizar palabras, conceptos, imágenes con total libertad y apertura. Observar el trabajo final y buscarle nuestro significado.

“No importa lo que la visión es sino lo que la visión logra” .

Compartir nuestra visión

Por parejas compartimos nuestra visión con el propósito por un lado de verbalizarla lo que nos ayuda a generar compromiso y por otro lado para enriquecer nuestra visión con la de nuestro compañero y viceversa. La visión compartida enriquece la visión personal y alienta la experimentación y el deseo de correr riesgos.

Una visión es verdaderamente compartida cuando tu y yo tenemos una imagen similar y queremos que sea mutua, y no sólo que la tenga cada uno de nosotros. Cuando la gente comparte una visión está conectada, vinculada a una aspiración común.

Planteamos la construcción de la visión compartida sobre un mural. Se colocan todas las visiones, se comparten y se busca la conexión entre ellas. Una visión no es compartida a menos que se conecte con las visiones personales de las gentes de la organización.

¿Qué nos une? ¿Que tienen en común nuestras visiones? ¿Que podemos construir que responda a nuestra visión personal?

Trabajar sobre el presente

Todo empieza con un paso.

Trabajamos el presente sobre el marco de tres escenarios, es importante ponerse en todos ellos ya que cada uno nos permite trabajar diferentes aspectos y variables que aparecerán como motores o frenos de nuestra visión.
ESCENARIO 1 : MI VISIÓN

ESCENARIO 2: TODO SIGUE IGUAL

ESCENARIO 3: MAL RESULTADO

Para plantear cada uno de estos escenarios planteamos la metodología de la cadena de Oz: Esta metodología se basa en construir el plan de acción partiendo del resultado y yendo paso a paso hacia atrás, hasta llegar a la acción 1.

Nos permite identifica los movimientos críticos e importantes.

Nos situamos en el resultado de nuestra visión han pasado x años y respondemos a la pregunta: ¿Qué es lo que he tenido que hacer inmediatamente antes de llegar a mi visión? ¿Y antes de ese paso cual es el paso que he tenido que dar? ¿Y el anterior a este?…

Para finalizar me gustaría dar las gracias a todos los participantes por compartir su visión y trabajar desde un plano de apertura y cooperación.


 

Más información sobre www.delegate-solutions.com

Nuestro oficio consiste en permitir la transformación de las personas, equipos y organizaciones generando la confianza necesaria para que se de el cambio.

Y lo hacemos a través de la formación y facilitación, la mentoría y el coaching.

Aquí tienes nuestro contacto info@delegate-solutions.com

 

2017-04-03T16:09:53+00:00

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.>

ACEPTAR
Aviso de cookies