Ya sea en el lugar de trabajo o en tu vida privada, una adecuada gestión del tiempo resulta esencial para planificar tareas y proyectos y para establecer prioridades.

Gracias a una buena gestión del tiempo en el trabajo obtendrás beneficios como mayor eficiencia y productividad, mejor reputación como profesional y menores niveles de estrés.

Conseguirás deshacerte de las prisas, una mejor calidad de vida y de tu trabajo y disponer de plazos menos ajustados.

Gestionar adecuadamente el tiempo es una habilidad que se APRENDE y a continuación te mostramos 10 consejos que te ayudarán a optimizar mejor tus tareas en el tiempo y lograr los resultados esperados:

  1. Crea una lista de tareas pendientes. Recopila todas ellas en una lista para tener una visión rápida y general de todo lo que tienes por hacer, tanto profesional como personalmente.
  2. Establece prioridades: Una vez realizada la lista general de tareas, clasifícalas según su prioridad:

    nivel 1. tareas muy urgentes

    nivel 2. tareas importantes pero no muy urgentes

    nivel 3. tareas que pueden esperar.

    nivel 4. tareas que puedes delegar.

    nivel 5. tareas que puedes eliminar.

  3. Identifica y elimina distracciones. Observa en qué pierdes más el tiempo (WhatsApp, webs ajenas a tu trabajo…) y trata de evitar estas situaciones.
  4. Fija una agenda flexible. Hay que considerar que siempre pueden surgir imprevistos y retrasos, por lo tanto no es conveniente que ajustes demasiado los tiempos.
  5. Delega. No es una señal de debilidad sino de buena capacidad de gestión. Delegar tareas en personas en quienes confíes te permitirá reducir tu nivel de estrés y ser más productivo.
  6. Programa espacios para el descanso. Esto evitará que te sobrecargues. Nuestra capacidad de concentración es limitada y sobrepasarla conlleva que precisemos más tiempo de recuperación y esto, a su vez, entorpece nuestro trabajo.
  7. Olvídate del modo multitarea. Cuando intentamos hacer varias cosas a la vez no conseguimos centrarnos bien en una y somos menos eficaces. Conviene, pues, enfocarse en una sola tarea y dedicarle toda la atención.
  8. Organiza tu entorno. Intenta conseguir un ambiente que te motive y te ayude a conseguir la máxima concentración. Un entorno cómodo, organizado, sin distracciones.
  9. Establece fechas de entrega. Este hecho te permitirá no postergar nada y mantenerte enfocado en lo que tienes que hacer y para cuándo debe estar listo.
  10. Automatiza todo lo que sea posible. A través de diferentes herramientas que te permitirán olvidarte de ciertas tareas y disponer de más tiempo para otras acciones.