“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”.

Es una frase de El Principito que nos puede ayudar a reflexionar: ¿Qué rosa quieres hacer crecer tú dedicándole tu tiempo? ¿Lo has pensado? A veces, nos dejamos llevar por la vorágine del día a día sin pararnos a pensar lo que de verdad es importante para nosotros y vamos dejando atrás. Establecer prioridades es esencial para gestionar el tiempo y no sentir que, simplemente, el tiempo pasa por nuestra vida.

Más allá de afectar a nuestra eficacia y productividad laboral -cuya importancia es innegable- el tipo de gestión del tiempo que hagamos repercute directamente también en nuestra calidad de vida.

Podemos afirmar que es una cadena: si una persona dedica horas y horas, cada día, a su trabajo, horas extras, horas que además acaban siendo improductivas, de forma irremediable le estará robando tiempo a otras facetas de su vida que también precisan dedicación.

Y es posible que la frustración entonces aparezca, a no ser, claro, que el trabajo sea lo único importante en su vida, circunstancia que casi nunca es real.

Necesitamos pues pararnos y pensar. Pensar si lo que estamos haciendo es lo que queremos y si necesitamos dedicarle en realidad tanto tiempo. Decidir qué otras cosas queremos hacer y priorizar. Gestionar bien nuestro tiempo nos permitirá sentir que estamos aprovechando cada minuto, sentir que tenemos control sobre las cosas que hacemos y no que la rutina nos pasa por encima sin poder poner el menor orden en ella.

Lo habrás intentado ya varias veces. Organizarte. Escribir lo que tienes que hacer en una agenda o similar. Pero, al final, puede que también olvides consultar la agenda. O lo que anotaste son tareas sin orden ni concierto ni un porqué.

En este sentido, es importante  conectar lo que vamos a hacer, cada acción o tarea, con su significado o valor. Esto nos ayudará a colocarlas en uno u otro lugar, priorizar unas sobre otras. Recordar que “si quiero conseguir esto, TENGO QUE HACER esto otro”.
Es decir, si mantenemos muy presentes nuestros objetivos/prioridades tanto a nivel personal como profesional es menos probable que se nos olviden las cosas.

Nuestra mente es prodigiosa, en casi todos los casos. Pero una cosa es cierta: no nos ayuda a ser organizados.
Así pues, necesitamos un método, una tabla de salvación que nos ayude a gestionar el tiempo de la manera en que queremos hacerlo. Gestionar las cosas que realmente queremos hacer (y debemos hacer, también otras, por obligación) de forma que sintamos control sobre nuestra vida.

El sistema GTD de gestión del tiempo es un método fiable, contrastado y eficaz. Una herramienta muy útil en la que volcar todas esas tareas pendientes, liberar tu mente y gestionar el 100% de todo lo que te propongas.

Muy relevante el término “lo que te propongas”, porque este método requiere una implicación importante de tu parte, y tomar decisiones, establecer qué cosas son urgentes, cuáles importantes, cuáles pueden esperar, cuáles puedes delegar y también, muy destacable, qué cosas decides que ya no te interesa hacer.

En Delegate Solutions tenemos una amplia experiencia enseñando a nuestros alumnos a utilizar este método en beneficio de su bienestar personal y también para mejorar su nivel de productividad.
Por eso nos consta que funciona y que los beneficios de este método son directamente proporcionales al interés que se ponga en su aplicación.

Este mes de febrero lanzamos una nueva edición del curso Ekilibre de gestión del tiempo y eficacia personal y profesional, en este enlace puedes echarle un vistazo, si tienes algo de tiempo y crees que puede ayudarte:https://bit.ly/inscr-ekilibre

Todos hemos sentido alguna vez esa inquietante voz interior recordándonos “no has hecho esto que tanto deseabas” o “aún no has conseguido…”. Esa voz suele ser la alarma que nos avisa de que algo no estamos haciendo bien respecto a nuestra gestión del tiempo porque es la voz que nos conecta con nosotros mismos y lo que tiene valor para nosotros.

¿Crees que seguir ignorando esa voz es una opción beneficiosa para ti?