Cómo Ekilibre puede ayudar a mejorar la productividad de cualquier persona

¿Cómo Ekilibre puede ayudar a mejorar la productividad de cualquier persona?

Tabla de contenido

En el artículo anterior explicamos cómo pueden influir nuestros rasgos de personalidad en nuestra capacidad de auto-organización y productividad personal.

No existe evidencia suficiente que indique que nuestra personalidad nos determine. A ciertas personas sus rasgos les puede facilitar el desarrollo de hábitos de efectividad personal más que otras, pero lo cierto es que todas las personas tenemos el potencial de poder convertirnos en guardianes de la productividad, siguiendo el método correcto.

Tomando como referencia el Modelo de Big Five, donde Goldberg describe los cinco factores que explican nuestra personalidad, veamos cómo nuestra metodología Ekilibre basada en el modelo GTD te puede ayudar:

1. Te ayuda a canalizar mejor tus ganas y energía en proyectos y tareas reales y rentables.

“Soy una persona siempre abierta a vivir y probar nuevas experiencias. Detesto la rutina y los métodos, a veces me cuesta concentrarme por mucho tiempo en una misma tarea ya que siempre hay algo más interesante que probar, que comenzar”.

A estos perfiles, probablemente les sea más difícil seguir al pie de la letra una secuencia de pasos del método Ekilibre, y desde el punto de vista práctico, deberán ser conscientes de ello antes de comenzar el programa. Un método basado en GTD te puede ofrecer técnicas muy útiles para hacer frente a estas situaciones, con las cuales conseguirás no sólo tener miles de buenas ideas y proyectos comenzados, sino ganar en lo que realmente te aportará valor: que tus ideas estén en marcha y los proyectos estén finalizados. 

Cómo Ekilibre puede ayudar a mejorar la productividad de cualquier persona

2. Te ayuda a dar el salto de la microgestión a la eficiencia y aportación de valor real 

“Siempre hay algo que hacer y la verdad, se me da muy bien trabajar bajo presión. Pero muchas veces mi día comienza con una montaña de tareas por hacer y no tengo muy claro por dónde debería empezar”.

Un buen programa de gestión del tiempo y organización te ofrece un modelo real y efectivo, indicando paso a paso qué cosas te ayudarán a pasar del “quiero ser eficiente para mi empresa y para mí mismo/a” al “soy eficiente para mi empresa y para mi mismo/a”.

3. Aporta una método más amigable y llevadero de aquellas tareas que requieren trabajo en solitario y concentración.

“Lo que más me gusta de mi trabajo son las visitas con los clientes. Ahí es donde se cuece todo. Aunque ya es la tercera vez que me llaman la atención por entregar los informes de ventas y gastos del mes fuera de plazo”

Un modelo efectivo te puede aportar una forma más amigable y llevadera de realizar aquellas tareas que requieren trabajo en solitario y concentración. Eso sí, sin tener que renunciar a tener un buen balance entre tiempo para ti mismo y tiempo con otros. 

4. Ofrece herramientas para que puedas moverte de mejor manera en situaciones de estrés o caos:

“Noto que cada vez mi concentración disminuye. Con todas las cosas que tengo en mi cabeza  y las preocupaciones de mi vida personal interfieren a que esté enfocado y conectado en las reuniones.”

Ekilibre te puede ayudar a preocuparte menos. Si dispones de un estilo de vida basado en una buena organización y planificación, entonces serás capaz de reducir la cantidad de riesgos y errores involuntarios a los que puedes estar expuesto en tu trabajo o tu vida personal. 

Esto no significa que los peligros “desaparezcan”, pero si te ofrece herramientas para que puedas manejarte mejor en situaciones de estrés o caos, reduciendo tu estado constante de preocupación.

Cómo Ekilibre puede ayudar a mejorar la productividad de cualquier persona

5. Ayuda a centrarte en lo que NO debes hacer:

“Me prometí a mí mismo no participar más en este tipo de eventos, pero esta vez era imposible negarme. Será la última vez”.

Este modelo puede aportar perspectiva sobre qué es lo que sucede cuando estás diciendo que sí a todo. Aprender a realizar una toma de decisiones sabiendo cuál va a ser el impacto de ellas en tu día a día y centrarte no sólo en el “qué debo hacer”, sino en el “qué no debo hacer”, que es igual o más importante.

Si quieres saber cuáles son los pasos esenciales que pueden ayudar a cualquier persona a  convertirse en guardianes de la productividad, te invitamos a echar un ojo a nuestro taller Ekilibre

Recibe cada mes las últimas noticias de Delegate en tu email

Ir arriba