Implementar la gestión del cambio en tu empresa de forma efectiva

image1

Tabla de contenido

Las empresas necesitan cambios para poder progresar, pero estos no siempre son fáciles. Como en cualquier aspecto de la vida, cambiar significa dejar una etapa atrás para comenzar una nueva. 

Esto suele ocasionar giros en la perspectiva de la compañía, rupturas con algunas relaciones laborales y consecución de nuevos objetivos. No todas las empresas se adaptan tanto al cambio como otras. 

La gestión del cambio para que una empresa avance no es fácil, sobre todo para los empleados, los cuales, lamentablemente no siempre toman decisiones, pero siempre se ven afectados por ellos. 

Para implementar la gestión del cambio en tu empresa de forma efectiva hay que pasar por una serie de pasos, que ayudarán a los equipos y sus colaboradores a hacer frente a los obstáculos que se presentarán en el camino. 

Reconocer la necesidad de cambio

El primer paso para gestionar de manera correcta el cambio es reconocer que hay necesidad de realizarlo, para que la empresa no quede estancada de por vida. 

Que los dirigentes de la empresa reconozcan que hay necesidad de un cambio no significa que los equipos piensen lo mismo. 

Hay tres fases por las que deben pasar para integrarlo y que estos sigan siendo eficaces y estén satisfechos. 

1. Aceptación del cambio

Deben aceptar que el cambio es inminente y ponerse a trabajar. Sin embargo, si los colaboradores se ven muy afectados y piensan que todo se ha hecho sin tomar en consideración su opinión, pueden armar grupos en contra de las decisiones de la dirección. 

2. Gestión del cambio: La importancia del porqué

Si los empleados no aceptan la nueva situación de forma armoniosa, es tiempo de explicar las razones por las que se necesita el cambio y cómo esto también los beneficiará a ellos, siempre que sea cierto y honesto.

Este punto es importante porque de él dependerá el buen ambiente del lugar.

Equipo implementando el cambio

3. Formación ante el cambio cultural 

En muchas ocasiones, los miembros de la organización se revelan porque tienen miedo a no poder desempeñar bien sus acciones. Si han trabajado siempre de una forma y de repente se la cambian, es normal que se sientan inseguros y reaccionen. 

Una forma de que esto no ocurra es proporcionar formaciones periódicas donde se les enseñe que no están solos y que la empresa les proporcionará las herramientas para que puedan llevar a cabo su trabajo. 

Una vez que reconozco la necesidad de cambio, ¿por dónde empiezo?

Gestiona el tiempo de manera eficaz

Muchos dicen que saben hacerlo, pero luego en la práctica no es así. Llevar adelante grandes cambios en las compañías no puede hacerse de la noche a la mañana. Los cambios suelen ir de la mano de nuevos objetivos

Así que una manera de gestionar de manera eficaz el tiempo es establecer metas a corto y largo plazo. De esta manera, la empresa logrará saber cómo van con sus objetivos de cara a que termine el año.

Cuando no se planifica bien, siempre parece que no se va a llegar y los equipos tienen una constante sensación de caos. 

Gestión del cambio: lograr compromiso

Si solo el dirigente de la empresa se compromete con el cambio no servirá de nada, hay que lograr que el resto de los componentes también lo hagan. Al menos la mayor parte de las personas. Las que sabemos que sí están con nosotros. Es ingénuo pensar que el 100% de la compañía se alineará con el cambio.

El cambio necesita tensión, necesita del no. Los líderes de cada equipo deben transmitir esta idea a sus colaboradores y provocar la reflexión estratégica.

 

Equipo implementando el cambio

Haz evidente y explícito que es un trabajo que se logrará en equipo

Una empresa no es solo la persona que se sienta en la silla más alta, sino también todos los demás, es el conjunto. Si se da a los empleados el entorno que haga emerger el sentimiento de que “sin ellos no se podrá lograr”, el cambio será mucho más armonioso. 

Incluirlos en los relatos de manera objetiva, los hará sentir identificados: “Todos nos sentimos abrumados”, “El cambio nos asusta a todos”, “Juntos podremos conseguirlo”. 

Medir si se está logrando el cambio deseado

En poco tiempo, debe monitorizarse si se están implementando los cambios que se están exponiendo desde los comités. Hay que tener paciencia en este punto, porque no todos pueden dejar sus hábitos tan rápido. En esta fase, el ritmo, la cadencia cobran gran importancia. 

Trabajo en equipo

Gestión del cambio: Genera confianza a los colaboradores

A veces la implementación de cambios trae la incorporación de personas nuevas o, por el contrario, la desvinculación de otras. Aquellos que vayan a quedarse deben sentir que su puesto estará a salvo y así no trabajar bajo el control del miedo. El miedo disminuye la creatividad y la capacidad de innovación. El miedo trae consigo la ausencia de participación y menor tolerancia al error. 

La gestión del cambio no será fácil para nadie, pero lo importante es que permanezca en los empleados la emoción de que están a salvo, seguros, protegidos y que conecte con aquellos valores comunes a la misión de la empresa.

Ahora te toca…¿eres precursor del cambio necesario para que tu equipo aproveche las oportunidades o, por el contrario, prefieres quedarte esperando a ver como el progreso te deja fuera de juego?

Lidera el mañana.

Recibe cada mes las últimas noticias de Delegate en tu email

Ir arriba
Abrir chat