Desarrollar Skills y aval empírico

talento empresarial.

Tabla de contenido

El modelo de desarrollo de competencias es el que más se afianza para el desarrollo del talento empresarial. Si bien cada vez más organizaciones lo adoptan, desde Delegate encontramos lagunas en su puesta en marcha. Profunda literatura pero poco práctica provoca confusiones en los Responsables de Talento y de RRHH lo que acompleja a los profesionales encargados del diseño de planes de formación y retención. 

Hemos elaborado un listado, con base empírica – que mostramos a continuación con sus respectivas referencias – que presenta una baraja de estrategias validadas para formar y entrenar competencias directivas y de mandos intermedios. Son compatibles entre sí, enriquecen en su práctica a los profesionales y permite gestionar a medio plazo el desarrollo de los colaboradores. 

En todo caso, Desde Delegate desarrollamos a más de 1.000 personas al año en programas de Training de competencias donde aplicamos estas estrategias. Aquí estamos para ayudarles 

1.Capacitación y formación continua: La formación constante es clave para desarrollar competencias. La empresa puede ofrecer cursos, talleres y seminarios internos o externos. La Teoría del Aprendizaje Experiencial de Kolb (1984) respalda la importancia de aprender a través de la experiencia y la reflexión.

    2. Rotación de puestos: Al rotar a los empleados entre diferentes áreas, se adquieren habilidades y competencias nuevas. Un estudio de Bidwell y Briscoe (2010) sugiere que la rotación de puestos mejora la adaptabilidad y el rendimiento laboral.

    3. Coaching y mentoring: El coaching y el mentoring son herramientas efectivas para el desarrollo de habilidades. Un estudio de De Meuse et al. (2009) demostró que el coaching ejecutivo mejora el liderazgo, la comunicación y el rendimiento laboral.

    4. Evaluación y retroalimentación 360 grados: La evaluación 360 grados permite a los empleados recibir retroalimentación de sus compañeros, subordinados y superiores. London y Smither (1995) encontraron que esta metodología mejora el autoconocimiento y la identificación de áreas de mejora.

    5. Aprendizaje colaborativo: Fomentar la colaboración entre empleados promueve el intercambio de conocimientos y el aprendizaje mutuo. Un estudio de Decuyper et al. (2010) respalda la importancia del aprendizaje colaborativo en el desarrollo de habilidades y competencias.

    talento empresarial.

    6.Establecimiento de objetivos y metas SMART: Establecer objetivos claros y alcanzables ayuda a los empleados a enfocarse en el desarrollo de habilidades específicas. La Teoría de Establecimiento de Objetivos de Locke y Latham (1990) respalda esta idea.

    7. Fomentar la resolución de problemas y la toma de decisiones: Estimular la autonomía en la resolución de problemas y la toma de decisiones desarrolla habilidades analíticas y de liderazgo. Argyris (1999) en su investigación sobre aprendizaje organizacional, aborda la importancia de fomentar la solución de problemas y la toma de decisiones.

    8. Networking y relaciones interdepartamentales: Fomentar la interacción entre empleados de diferentes departamentos y áreas de la empresa ayuda a desarrollar habilidades de comunicación y empatía. Un estudio de Cross et al. (2001) respalda la importancia del networking en el aprendizaje y el desarrollo de competencias.

    9. Participación en proyectos especiales o cross-funcionales: Involucrar a los empleados en proyectos especiales o interdisciplinarios les permite desarrollar habilidades y competencias más allá de su función habitual. Un estudio de Edmondson (1999) sugiere que la participación en proyectos especiales mejora el aprendizaje organizacional y el desarrollo de habilidades.

    10. Promover la autoevaluación y el desarrollo personal: La autoevaluación y el autodesarrollo son fundamentales para el crecimiento profesional. Un estudio de Sitzmann et al. (2010) respalda la importancia de la autoevaluación y el autodesarrollo en la mejora del rendimiento y la adquisición de habilidades.

    11. Crear un ambiente de trabajo positivo y de apoyo: Un entorno laboral saludable y de apoyo promueve la motivación y el compromiso de los empleados en su desarrollo profesional. Investigaciones de Bakker y Demerouti (2008) en la Teoría de los Recursos Laborales, sugieren que un ambiente de trabajo positivo facilita el aprendizaje y el desarrollo de habilidades.

    12. Fomentar la creatividad e innovación: La creatividad e innovación son habilidades clave en el entorno laboral actual. Amabile (1998) en su Teoría de la Creatividad en el Trabajo, respalda la importancia de estimular la creatividad y la innovación para el desarrollo de habilidades y competencias.

      Recibe cada mes las últimas noticias de Delegate en tu email

      Suscribe
      Scroll al inicio