Liderar a tus equipos para lograr resultados a largo plazo        

Liderar a tus equipos para lograr resultados a largo plazo

Tabla de contenido

En este artículo podrás explorar ideas y descubrirás un nuevo concepto relacionado con el alto rendimiento de los equipos. 

Sobre qué vamos a hablar: 

  1. Cómo crear un entorno positivo que alimente el potencial de tus equipos
  2. ¿Qué fomenta la antifragilidad?
  3. La verdadera pandemia del estrés. 
  4. ¿Cuál es tu visión de tu orientación profesional?
  5. La importancia de dar a los demás.
  6. Tipos de actitudes ante el trabajo.
  7. La ciencia de la psicología empresarial: Herramientas prácticas para mejorar la productividad y vivir mejor.

1. Cómo crear un entorno positivo que alimente el potencial de tus equipos

En una reunión de empresa un empleado se duerme. Y el jefe presentando le dice a un colega que está a su lado: “Despiértale por favor”. Respuesta del colega: “Usted le ha dormido, usted le despierta”.

El descanso es importante para la felicidad y hay empresas y empresarios que duermen a los demás. Si no hay bienestar es difícil generar creatividad e innovación 

Aumentar el bienestar mejora la creatividad, además de ser una buena inversión. Es la inversión más relevante que debemos hacer en las empresas de hecho. Pero no vivimos en tiempos normales, por lo que debemos desarrollar sistemas más poderosos que generen fortaleza en las personas y en los equipos de las empresas.

Existe una competencia que favorece la robustez de otras capacidades y que aporta resultados mejores a las compañías. Hablamos de la  antifragilidad.  Es la resiliencia 2.0, como dice Tal Ben-Shahar.

Un breve recordatorio: Resiliencia es volver al estado anterior. Aprieto una pelota, vuelve a como estaba antes. Eso es resiliencia. Si es antifrágil, vuelve a ponerse igual pero más resistente. Es importante crear un sistema antifrágil, porque significa que ante la tensión y el dolor son capaces de, no recuperar su estado actual, sino de crecer y evolucionar. 

antifrágil

Por tanto, desarrollar la competencia de antifragilidad será clave en el futuro. 

De hecho ya tenemos sistemas anti frágiles. Por ejemplo, la tensión muscular, al hacer deporte el músculo se deteriora como sabrás, pero luego se hace más fuerte y flexible con el tiempo. 

Otro ejemplo, ¿conoces qué es el PTG?. Es el crecimiento post traumático. El 12% de las personas que viven estrés postraumático, no sólo se recuperan, sino que se vuelven aún más fuertes. Han creado un sistema anti frágil sin tan siquiera saberlo.

Existe una paradoja en torno a las emociones que nos sirve también para explicar la antifragilidad, y que estoy seguro has vivido en alguna ocasión: cuando más intentas bloquear alguna de ellas, paradójicamente más aumentan. Pero piensa esto: si no dejo que fluya la furia, difícilmente saldrá la ilusión.

Golda Meier dijo al caso: “Si no lloras con todo el corazón, no eres capaz de reír con todo tu corazón”.

Para poder vivir con todas esas emociones que a veces nos inundan, no es necesario resignarse a ellas, sino aceptarlas. Es decir, dejar fluir y escoger después el mejor camino en ese momento y según las circunstancias. 

Así que recuerda: No darse permiso para ser humano, tiene consecuencias. Por ejemplo en empresas de servicios es conocido que hay altos niveles de ansiedad y de depresión, que a largo plazo conlleva también consecuencias físicas. Si trabajas en una empresa de servicios, por favor, promueve el cuidado de tu equipo. 

2. ¿Qué fomenta la antifragilidad?

Ser tú mismo: darte permiso para SER Humano. Ser uno mismo promueve dar salida a aquellas emociones que son “poco convenientes”. 

Por tanto, es importante que en las empresas promuevan espacios para sentirse humanos, para darse permiso a ser humano. Para reír, llorar, ilusionarse, emocionarse, etc. 

antifragilidad

3. La verdadera pandemia del estrés 

Lea con atención estos datos: 

  • El 94% de los universitarios del mundo están estresados por la carga de tareas que tienen.
  • Según diversos estudios estamos viviendo uno de los momentos de más estrés sincronizado a lo largo de todo el planeta. 
  • En China, en 2017 antes de la pandemia, detectaron la relación entre estrés y suicidio. 
  • En Australia han diseñado programas antiestrés en los colegios.
  • La OMS habla de la pandemia del estrés casi cada día. 

Por tanto, es obvio que para conseguir resultados extraordinarios y que nuestros equipos y trabajadores logren realizarse, se sientan felices y alcancen el éxito, es necesario reducir el estrés cuanto antes. 

Pero aclaremos algo, el estrés no es el problema en sí. Por ejemplo, cuando hacemos deporte hay estrés en el cuerpo que nos ayuda a mejorar y lograr nuestras metas. Es decir, cuando tenemos un reto puntual, el estrés nos ayuda a activarnos para superar ese desafío.  


El problema del estrés es la falta de recuperación, s
i no descansamos lo suficiente, no nos recuperaremos.

luis villasmil mlvbmbxfwi4 unsplash

Evolutivamente podemos lidiar con el estrés, el problema es que estamos disponibles 365 días al año, para atender un mail o un whatsapp. Y este “no descanso”, es lo que nos lleva a sufrir crisis nerviosas.  

Lo que necesitamos hacer como líderes es promover espacios de recuperación cotidianos. Sin recuperación estamos abocados a la fragilidad, y lo que estamos tratando de desarrollar es un sistema de anti-fragilidad. Aprovechar la velocidad del cambio para establecer un claro sentido de propósito, e impulsar el máximo rendimiento.

4. ¿Cuál es tu visión de tu orientación profesional?

June Dutton proporciona una útil visión de las orientaciones que tenemos los profesionales ante nuestro trabajo.

  1. Existen profesionales que ven el trabajo como una tarea por un salario. Van, trabajan y se marchan.
  2. Otros ven el trabajo como una carrera profesional (promoción, prestigio, aumento del estatus, etc.)
  3. Y finalmente quién ve el trabajo como una llamada (pasión, que siente un privilegio en su profesión) — sólo el 4% de las personas están aquí regularmente.

Todos tenemos estas 3 orientaciones en realidad, depende a veces incluso del día. Un ejemplo: 

Un adolescente conoce a un amigo de su padre que es cardiólogo, cuya función es el mantenimiento regular de los marcapasos. Le explica al chaval que opera para revisar si va bien la máquina de vivir de sus pacientes lo que el adolescente le responde: -entonces te dedicas a cambiar pilas. El cardiólogo se queda mirando fijamente a los ojos, y le contesta -efectivamente joven, a veces siento que cambio pilas. Otras, que salvo vidas.-

Y tú, ¿cómo te ves el trabajo?, ¿como cambiador de pilas o como salvador de vidas?

Nuestra percepción de lo que hacemos influye más de lo que realmente hacemos y nuestra perspectiva marca la diferencia. Es ver el oficio con propósito o sin él. 

En nuestras sesiones de formación pedimos a menudo que en 15 min los participantes construyan su profesión en una hoja de papel como si fuese fruto de una vocación y una pasión verdadera. Si eres jefe de equipos, este ejercicio te brindará una oportunidad magnífica para generar conversaciones valiosas.

Te ponemos otro ejemplo con un caso real: Conocimos un equipo que trabajaba en un call center de recaudación para una ONG que facilita ayuda económica para estudiantes. Imagina la cantidad de NOes que recibían cada día. Era frecuente que en un turno de 4-5 horas no obtuvieran ni un solo sí. 

Comenzamos una investigación al respecto, en la cual pedimos a estos trabajadores que hablasen 15 minutos con alguno de los estudiantes que recibían las ayudas.

En esa conversación los estudiantes, les contaban el apoyo que suponían las ayudas que ellos conseguían por teléfono. Era la forma más poderosa de que los profesionales del call center experimentasen y vieran el verdadero propósito de su trabajo. Al mes siguiente recaudaron más del 200% de capital. 

orientación profesional

Ya ves la importancia de crear entornos donde tus empleados conecten con sus propósitos. te proponemos empezar por estas dos sencillas acciones: 

  • Describe tu trabajo como una vocación. 
  • Fomenta conversaciones con el target de los servicios que ofrecéis.

No se trata de perseguir el propósito, o la felicidad. Más bien de forma indirecta poner momentos en tu vida que te hagan ver más allá de la tarea.

5. La importancia de dar a los demás 

En un estudio universitario se pidió a un primer grupo de estudiantes gastar un buen montante de dinero. La condición: debían gastar todo en ellos mismos.

Tras estas compras se midió su índice de felicidad, y efectivamente, comprar para uno mismo consiguió aumentar significativamente en las siguientes 24h la percepción de felicidad de los estudiantes, pero a partir del segundo día volvían al mismo nivel que antes. 

Por otro lado, a un 2º grupo se le dió la misma cantidad de dinero, pero su condición era gastarlo en otros, no podían comprarse nada para ellos. En este caso los niveles de felicidad suben al mismo nivel en el primer día que en el grupo 1. Pero al segundo, aunque baja, no lo hace tanto como en el grupo 1 y se mantiene semanas y semanas. 

Conclusión del estudio: parece que DAR genera mayores índices de bienestar y felicidad. 
Como líder puedes “dar” de muchas formas: siendo amable con los demás, sonriendo más a menudo, escuchando lo que tiene que decir y otros cientos de pequeñas cosas que no tienen por qué ser materiales.

6. Tipos de actitudes ante el trabajo

En las empresas se dan tres tipos de actitudes y la pregunta es ¿cuál afecta más a los resultados individuales? 

  1. Están los profesionales que “dan”: escuchan, aportan, son generosos.
  2. Luego están los que “reciben”. Toman de los demás. Aprenden mucho de otros, copian, etc.
  3. Por último están los que “justifican”. Me das 3 y te doy 3. Son los que buscan el equilibrio perfecto.

Atención, los que tienen los mejores resultados, son los que dan a los demás . En el medio rendimiento están los que reciben y también los que justifican. Pero ojo con esto, ya que lo que peor resultados pueden obtener paradójicamente son los que dan todo a todos, salvo a ellos mismos. Nunca dicen que no a los demás. 

Así que el buen liderazgo pasa por DAR , y dar a los demás. Pero también por ser capaz de darse a uno mismo. -Estoy contigo enseguida, pero espera que termine esto.– 

Como dice el Dalai Lama, cuídate a ti mismo, para poder sacrificarte por los demás. 

7. La ciencia de la psicología empresarial: Herramientas prácticas para mejorar la productividad y vivir mejor

En resumen, la ciencia empresarial nos permite saber con certeza qué podemos hacer en nuestras empresas y por donde empezar: 

  1. Cuídate, date permiso para ser humano.
  2. Cuida a tus proveedores, a tus equipos y a tus clientes. 
  3. Toma tiempo para recuperarte.
  4. Celebra tus logros y los de tu equipo. 
  5. Da a los demás y a ti mismo. 

Esta es la forma de promover la competencia más importante en el futuro, la antifragilidad.

Recibe cada mes las últimas noticias de Delegate en tu email

Ir arriba