¿Cuál es la mejor manera de motivar a un equipo de trabajo?

Tabla de contenido

Una de las grandes incógnitas para muchas empresas es cómo motivar a un equipo de trabajo para que este trabaje de la manera más efectiva posible. Motivar personas y ser el mejor líder no es algo fácil. Parece que sin motivación no puede haber calidad de trabajo ni performance a largo plazo. Y sin embargo parece que el mundo nos pone cuesta arriba el estar motivados.

Es por esto que una lista de recomendaciones basadas en la evidencia científica nunca viene mal a la hora de enfrentar esta problemática. Por cierto, Liderar un equipo no es lo mismo que motivar a un equipo, ya que hay “líderes” que no saben utilizar bien su condición y abusan de su poder. 

Construir equipos fuertes: Motivación laboral

Liderar un equipo de trabajo no tiene que ver únicamente con que otros hagan lo que el líder dice, sino también con que estos se sientan motivados a ejecutar la orden y que no lo hagan con desgana, sino con cierta satisfacción.  

Esta motivación es que movilizará a la persona a tomar la decisión de seguir al líder del equipo para lograr los objetivos de la empresa. Cuando utilizamos el término “motivación laboral” hablamos de los componentes que mueven a un individuo a realizar su trabajo. Estos componentes tratan los valores individuales, la comprensión del funcionamiento de la conducta humana y las barreras ante la acción consistente y comprometida.

Por otro lado, si queremos referirnos a la motivación de un conjunto de personas, esta se llama “motivación colectiva”. Se construyen equipos fuertes cuando todos los integrantes del grupo tienen un objetivo común, tanto de manera personal como colectiva. Debe existir una mínima comunión de intereses.

Motivar a un equipo va más allá de simplemente ofrecer incentivos económicos. El mejor reconocimiento a menudo no cuesta ni un euro. Se trata de comprender las necesidades individuales y colectivas de los miembros, establecer una comunicación abierta y fomentar un ambiente donde cada individuo sienta que su contribución es valorada. Una retroalimentación constante y positiva, a modo de feedback real, combinada con oportunidades de desarrollo profesional, son sin duda poderosas herramientas de motivación.

Motivar personas: dos tipos de motivación

La motivación puede venir de diferentes maneras. A algunos les motiva saber que, si trabajan bien, tendrán una buena recompensa económica y a otros les mueve lo que comprarán o al lugar que irán con esa remuneración. En todos los casos el motivante del comportamiento será algo valioso para la persona. No el objeto logrado (dinero) sino el uso que hará con él (cuidar a su familia).

No obstante, existen dos tipos de motivación: interna y externa. La primera se da en las personas de manera interior. “Yo quiero hacer bien mi trabajo porque quiero crecer profesionalmente” (motivador interno de logro, poder pej) . Esta por cierto es la más potente: la motivación en la empresa pasa por ser un líder capaz de generar motivación interna. Daniel Pink lo explica fenomenal aquí.

Por otro lado, la motivación externa está motivada por lo que recibirá de parte de otros. “Quiero trabajar bien, porque me subirán el sueldo”.  El esquema es sencillo -> hago algo y me dan algo a cambio desde afuera.

Lejos de estas simples distinciones, entendemos motivación en este artículo como el conjunto de valores que están predominando en una situación determinada en un profesional y que le invitan a realizar un repertorio determinado de conductas. De otro lado la motivación está bajo el control del mundo emocional así que si una persona está operando atrapada por sus emociones, sus comportamientos estarán dirigidos a regular dichas emociones. 

Invitamos a los managers de equipos a reflexionar y estudiar sobre este último párrafo ya que puede aportar luz a sus responsabilidades como gestor de personas. 

Cómo ser el mejor líder y motivar a un equipo de trabajo

Un equipo fuerte se construye sobre la base de la confianza, la comunicación y la colaboración. Es esencial que los miembros del equipo conozcan y comprendan sus roles individuales, pero también cómo sus contribuciones se integran en el objetivo más amplio del grupo. Proporcionar oportunidades para la formación de equipos, celebrar logros juntos y abordar desafíos como un colectivo fortalece la cohesión y la resiliencia del equipo.

No hay una receta mágica para ser el o la mejor líder, pero a continuación, dejamos una lista de recomendaciones para intentarlo y no morir en la causa. 

Tener un buen liderazgo: ser un mejor jefe

Para que los integrantes de un equipo trabajen de manera óptima, el líder debe ser una persona competente y capaz. y sobre todo EJEMPLAR. Es decir, tiene que enseñar con el ejemplo y la experiencia de lo que le pide a los demás. Hablar en primera persona, reconocer el trabajo bien hecho y fomentar la cooperación al máximo nivel creando objetivos comunes y no individuales y alentando la crítica constructiva.

Construir equipos fuertes: Estar prevenidos ante el mobbing

El acoso laboral es mucho más frecuente de lo que pensamos y puede ser muy sutil. Esta es una de las causas principales por las que un empleado puede bajar de manera exponencial su productividad. Hay que estar atentos a las señales y prestos a escuchar.

Muchos trabajadores sienten que están en una onda diferente a sus empleadores, por eso creen que sus objetivos y los de la empresa no están alineados. Dando una información verídica y completa, el trabajador se sentirá parte del proyecto.

Es por tanto necesario huir de ser un manager tóxico, dictatorial y amenazante. En nuestros cursos de Delegate insistimos en el papel perverso de las toxinas y las artimañas para manipular y obtener el poder. Sea honesto, buena persona, escuche, discúlpese. Establezca relaciones equilibradas, armoniosas y fomente el encuentro con los demás

Motivar personas: Reconocer las cosas positivas y el esfuerzo

Hay jefes que solo se dirigen a sus empleados para decirle cosas malas. De ahí el típico comentario: “Si no te dicen nada, es que está bien”. El silencio y el sentimiento de ser invisibles pueden dotar a los trabajadores de inseguridad. 

Consejo de Liderazgo en 1 min

De hecho, en el momento en el que se le dice una queja o crítica constructiva, pueden tomarla como razón para un posible despido. Si periódicamente se hace un balance y se reconoce el esfuerzo de los empleados, esto no sucederá.  Fomente los encuentros regulares e individuales. 

Hoy sabemos que el reconocimiento es una gran palanca de motivación, de afecto y valorización. Somos seres sociales que nos construimos con el otro. Sin la validación del otro es difícil prosperar.

Establece objetivos y metas claras con sus períodos de tiempo correspondientes

“Ser mejores” o “vender más” son metas abstractas y difíciles de conseguir. Si se construye junto al equipo un listado de metas claras, medibles y realistas, estos se sentirán con el deseo de cumplirlas y superarse a sí mismos. Puede ser útil aprender de GTD un sistema de gestión de objetivos y puntos clave que ayuda mucho a ser más eficiente.

Una vez que tengan las metas de la empresa, puede motivarlos el hecho de hacer metas por cada equipo y de manera individual. Siempre invitando en lugar de imponiendo. 

Humanos, No recursos

Recibe cada mes las últimas noticias de Delegate en tu email

Suscribe
Scroll al inicio